El Robin Hood salvadoreño -si es que realmente existió- vivió a finales del siglo XIX y se lo conoció como El Partideño. Es de una estructura circular, la cual se divide en cuatro localidades: sector popular (sol), sector preferencial (sombra), sector de silla, y los sectores de palcos, camiseta barça 2023 así como las cabinas de transmisión. Aquino dictó leyes draconianas («Al que robe una vez se le cortará una mano; al que robe de nuevo se lo fusilará») y solo fue vencido a causa de la traición de uno de sus lugartenientes.